¿QUIÉN ORDENÓ QUE EL REY DON JUAN CARLOS DE ESPAÑA ABDICARA?


images

LA PERIODISTA CRISTINA MARTÍN REVELA EN SU ÚLTIMO TRABAJO “LOS PLANES DEL CLUB BILDERBERG PARA ESPAÑA”. LAS PRESIONES A LA REINA SOFIA PARA CONVENCER AL REY DE SU RENUNCIA.

SOSTIENE QUE EL CLUB TIENE UNA HOJA DE RUTA MARCADA PARA ESPAÑA.

10.30 horas del 2 de junio de 2014. Moncloa convoca a los medios de comunicación en el palacio presidencial para una declaración institucional del presidente. En los corrillos periodísticos hace horas que viene sosteniéndose con fuerza una posible abdicación real. Rajoy sale puntual a la cita.

Su majestad el rey don Juan Carlos acaba de comunicarme su voluntad de renunciar al trono y abrir el proceso sucesorio”, confirma.

No hay turno de preguntas. Tampoco más aclaraciones. Poco después, el propio rey comunicaba,

en un mensaje televisado y grabado con anterioridad, su decisión de abdicar en su hijo, en adelante Felipe VI. “Una nueva generación reclama el papel protagonista para afrontar con renovada intensidad los desafíos”, dice convencido.

La reconstrucción del ‘final’ a casi cuatro décadas de reinado juancarlista se empezó a hilar entonces el 5 de enero del mismo año, día en que don Juan Carlos cumplía 76 años. En marzo, cuenta la historia, se lo trasladó al presidente del Gobierno y unos días después, al entonces jefe de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba. Ambos guardaron el secreto, comprometidos a que sólo habría de hacerlo público el monarca. No lo hizo hasta entonces, sostiene también esa versión, para no alterar el discurrir de las elecciones europeas del 25 de mayo.

Se habló de la necesidad de un cambio, de un Rey con una salud mermada por las repetidas intervenciones quirúrgicas… del caso Nóos, con la infanta imputada y entonces a la espera de la decisión del juez Castro.

1 de junio de 2014. En el selecto hotel Marriot de Copenhague, uno de los más selectos del país y estos días vigilado por un fuerte dispositivo de seguridad, se reúne el llamado Club Bilderberg. Una cita tan hermética como fascinante que, por unos días, en junio, se repite cada año-desde hace más de sesenta- en distintos lugares del mundo. Allí se da cita la ‘élite’ del mundo empresarial y político con una única consigna: no utilizar calcetines blancos. Algunos lo consideran un auténtico “gobierno a la sombra”, aquel que decide lo que otros creen producto del azar… o de la democracia. Crisis económicas, revueltas, Ejecutivos, incluso epidemias sanitarias, sostienen algunos investigadores. La Reina Sofía es una de las asistentes en Copenhague, como desde hace años. Al día siguiente, su esposo, el rey, anuncia la abdicación… Cosas de la casualidad. ¿O no?

Cristina Martín Jiménez es una de las convencidas de que las coincidencias no existen. O al menos en la mayoría de las veces que imaginamos. Y sí, tampoco entonces, dice, lo fue. Así lo revela la periodista sevillana en su último libro, “Los planes del Club Bilderberg para España” (editorial Temas de Hoy), en el que descubre la “hoja de ruta” marcada por este hermético club para nuestro país.

Martín fue la primera autora del mundo en publicar un libro dedicado en exclusiva a este grupo, tan desconocido como apasionante. “El Club Bilderberg. Los amos del mundo” (2005) se convirtió en todo un best-seller pese a todas las dificultades para su publicación, y para su elaboración. Los documentos desclasificados son mínimos y se descubren a cuentagotas, pero sí permiten ir construyendo un relato muy diferente al acostumbrado y en el que, defiende, se trata de cumplir con el objetivo principal del Bilderberg: que España desaparezca como Estado nación para lanzarse a los brazos del Nuevo Orden Mundial.

“Solana lo dijo en plena crisis económica: Europa debe ser el laboratorio del posible Gobierno mundial”, avanza la autora para, a través de ello, hilar todo un trabajo en el que sostiene, de forma sorprendente, que la abdicación del Rey no fue casual, ni del gusto del propio monarca. Tampoco, tan precipitada como se dijo. “Los miembros del club Bilderberg aconsejaron a la reina Sofía que su marido debía abdicar, ya en 2012. Fue la penúltima vez que la reina acudió al club. Consideraban que el rey estaba bastante descontrolado, que había caído en una degeneración moral… pero él se hizo el remolón”, dice la investigadora.

No es casual que la abdicación fuese el 2 de junio. El rey tenía agenda preparada ese día. También el presidente del Gobierno y el líder socialista. “Aquello fue completamente inesperado, había rumores, sí, pero el día 2 no entraba en ningún plan”. El CNI tampoco estaba advertido.  A los servicios de inteligencia se les había transmitido una alerta para octubre, quizás para el mensaje de Navidad… Pero a principios de junio, no.

¿Qué pretende con eso Bilderberg? “Dar una llamada de atención. El Rey no quería abdicar, y cuántas veces hemos escuchado a doña Sofía decir que los reyes morían en la cama… Con esto, el club le dice claramente que él es sólo el gobernador de esa provincia romana llamada España”.  El ahora rey, acudió ya como príncipe a reuniones del club. Su nombre no aparece en listas, tampoco hay fotografías, pero así lo dijo la propia reina.

No era la primera vez que el Bilderberg se cruzaba en el destino de don Juan Carlos. Su propia llegada al trono ya fue ideada por esta élite opaca.

Es a ellos a quienes Juan Carlos busca como aliados para asegurarse el trono deEspaña. Es a Bilderberg y a sus masones a donde acude a pedir favores. (…) Hace cuatro décadas el entonces príncipe Juan Carlos, ávido e inquieto por tomar el poder, se saltó las normas democráticas y eligió a su amigo íntimo Manuel Prado y Colón de Carvajal como emisario secreto ante Kissinger. Y eso nos lleva a entender que Adolfo Suárez no estaba exento de razón cuando, tiempo después, afirmó que se sentía en la obligación de salvar al rey de sí mismo. No sería la primera vez que recurriera a una trampa para saltarse la ley.”

En toda esta historia desconocida que se construye en torno al Club, el nombre de Kissinger adquiere especial protagonismo para nuestro país. Otro episodio centra la atención en el libro.

 “En enero de 1971, el telegrama confidencial [de la CIA] número 700 enviado por la embajada de Estados Unidos en Madrid al secretario de Estado decía: El mejor resultado que puede surgir sería que Carrero Blanco desapareciera de la escena, con posible sustitución por el general Díez-Alegría o Castañón”

“Desde el año 50, la CIA está enviando telegramas al departamento de Estado hablando negativamente de Carrero Blanco. Dicen que es un preservador del status quo y se sabe que Estado nación es una palabra maldita en Bilderberg. Kissinger estaba en España un día antes del atentado. Después de la cena de Estado, se reune en privado con el presidente español.  Le cuenta sus planes con respecto a la energía nuclear, la intención de convertir a España en un país “importante”. Kissinger le contestó lapidario: “Cuando España es importante, es peligrosa”.

Veintitrés horas después de esta conversación, el almirante Carrero Blanco saltaba por los aires. “Carrero ya dijo que los cuatro problemas del país eran el capitalismo, el comunismo, la masonería y un sector de la élite española… La primera embajada que recibió la noticia fue la de EEUU. Franco gritó: “han sido los masones”. Adolfo Suárez dijo… Me voy a morir sin saber si ETA cobra en rublos o en dólares”.

Una ‘hoja de ruta’ para España: “Pablo Iglesias no habla de Bilderberg…”

“Europa es hoy el laboratorio del posible Gobierno mundial. Y este laboratorio se ha cebado con los países del Eurosur: Italia, Portugal, Grecia y España. Además de Chipre e Irlanda. De todos ellos, el alumno más aventajado es España”

Sostiene Martín que las personas que forman el Bilderberg llevan sesenta años conspirando. O lo que es lo mismo, armonizando políticas. Por este club han pasado Rodrigo Rato, Miguel Boyer, Esperanza Aguirre, Santiago Carrillo, Enrique Múgica, Manuel Fraga, Joaquín Almunia, el presidente Rajoy, o Juan Luis Cebrián, encargado cada año de decidir invitados españoles.

Un club sin escrúpulos. Capaz, dice, de provocar la misma crisis económica, asunto que Martín abordó de forma exhaustiva en su trabajo anterior, “Perdidos. Los planes secretos del Club Bilderberg”.

La crisis es artificial, es una decisión que se toma en una reunión celebrada en 2006. Se dijo que las hipotecas subirían, que los afectados serían sobre todo los jóvenes o quienes no tuviesen un trabajo fijo”. ¿Cuál es la razón? “El interés es poner los países a saldo. Gracias a esta crisis, determinados fondos de inversión han aterrizado en España y están comprando paquetes a precios mínimos. Avanzan en ese gobierno mundial del que ya habló Solana. Se ha acelerado la petición de una política fiscal europea, la banca única, el cuerpo militar europeo…”

Todo lo que sucede en la política española, o buena parte, viene marcado en una “hoja de ruta” diseñada por este club en 2010 y 2014. ¿Qué dice? “El objetivo es claro: que desaparezca España, que ceda poder a un gran gobierno supranacional. Esto sucede desde que llegó la primera Transición, guionizada por el señor Kissinger, que tutela al rey Juan Carlos y hace que se entregue a los brazos del nuevo orden mundial.  El propio Draghi ya dijo recientemente que algunos países hace tiempo que han perdido su soberanía. Y aquí en España se nos ocultan muchísimos debates”.

Y en ese contexto aparecen con fuerza dos nuevos partidos, los emergentes Podemos y Ciudadanos, aspirantes a canalizar el descontento y hacer saltar por los aires el sistema político establecido… ¿Un revés para el Bilderberg? Martín niega. “Hay una parte del programa de Podemos que está directamente vinculada con el objetivo de Bilderberg. También ellos hablan de un gobierno mundial”.

Apenas unas semanas antes de que las élites mundiales se reuniesen en junio pasado en un exclusivo hotel londinense-por España, la Reina doña Sofía, el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, el director general de la Caixa, Juan María Nin y el siempre presente director de Prisa-un ‘neonato’ en la política empezaba a dinamitar los cimientos del bipartidismo con sus ácidas críticas a la “casta”. Iglesias colocó a cinco eurodiputados en el Parlamento Europeo y entonces se rumoreó también que su nombre centraría debates entre las élites.  Una perfecta ocasión para que un líder cuyo discurso se sostiene precisamente en la oposición a todo lo que Bilderberg representa arremetiese contra el selecto club.

“Pero sorprendentemente, Iglesias no dijo nada. Muchos le han preguntado en multitud e ocasiones, y tampoco se ha pronunciado. Lo que hace es mantener un discurso muy emotivo y que funciona muy bien a nivel de campaña electoral, pero no explica dónde está el poder real”.

¿Veremos alguna vez a Iglesias en el Bilderberg? “Allí no van con camisas de Alcampo”, ríe Martín, “no, no lo creo. Allí tenemos a la realeza, a los aristócratas, grandes empresarios e industriales de EEUU, militares… No creo que sea el candidato”.

“Si un país o un partido político quieren tener éxito, deben seguir el rumbo marcado. Y eso lo sabe Pedro Sánchez de la misma manera que lo saben Pablo Iglesias y Mariano Rajoy. ¿Alguno de los tres nos habrá salido rebelde?”, se pregunta la autora en su libro.

La respuesta quizás conecta con la apreciación cada vez más evidente de una moderación en el discurso de Podemos. De propuestas inicialmente polémicas y arriesgadas-renta básica para todo ciudadano, nacionalizaciones de sectores estratégicos, posible impago de la deuda-con las que la formación sedujo a parte del votante golpeado por la crisis y descontento con las políticas de la austeridad, se ha pasado a otras propuestas mucho más dulcificadas. Ahora, el impago se supedita a una reestructuración de la deuda para flexibilizar el pago, la renta universal ya no es extensible a toda la población, sino que, de acuerdo con el programa marco presentado por el partido para las elecciones autonómicas, queda sustituida por una equiparación de las rentas mínimas regionales al salario mínimo. Las nacionalizaciones son relegadas a medida “excepcional”, dijo Iglesias. El líder de Podemos alaba al Papa, y se deja ver cordial con el Rey Felipe, a quien regala “Juego de Tronos” para que “entienda” lo que se cuece en la política española…

“Podemos sabe que no puede llevar a cabo sus medidas. Lo que hacen es simplemente demagogia,  un ejercicio de márketing político. El Bilderberg lleva sesenta años trabajando para poner la carretera por la que está pasando todo el mundo. Ahí está el FMI dictando las leyes, la Comisión europea, el BCE, que no da explicaciones nadie… Ellos hacen una política ‘de deudas’. Primero en Latinoamérica, ahora en Europa. Y nadie puede escaparse a ella”.

Tampoco el partido de Iglesias, sostiene la autora. Pese a las críticas a lo establecido, la formación ‘morada’ no propone la salida de la UE, tampoco del euro. Ni la ruptura con los organismos comunitarios. Sí una adaptación para ponerlos al servicio de la ciudadanía.  “Creación de mecanismos de control democrático y parlamentario sobre el Banco Central Europeo y supeditación del mismo a las autoridades políticas”, explican en su programa para Europa.

“No le han enseñado a los ciudadanos cuál es la realidad del mundo, de la economía, de la política. No les han hablado de la verdad. La UE es quien está dictando las normas. Y eso no lo puede evitar ningún partido, tampoco Podemos”, dice Martín.

Todo pasa bajo la lupa de este club. Incluso un asunto tan interno como las primarias a la secretaría general del PSOE ocupó en su día ciertos debates. Las élites querían a Eduardo Madina, pero el diputado vasco perdió ante el hoy líder socialista, Pedro Sánchez. También diputado y en su día concejal en el Ayuntamiento de Madrid, Sánchez era en cambio más desconocido que el primero. Un político con perfil más bajo por el que menos apostaban. “Madina era su candidato, tenían buena sintonía. Le habrían explicado cómo funciona el sistema, como lo hicieron con Felipe González en su día…”, razona Martín.

Pese a estas ‘desviaciones’ en la “hoja de ruta”, dice la periodista andaluza que España aprueba en Bilderberg. “Están contentos, está haciendo los deberes”. Así se lo hizo saber Rajoy. “Además, aquí tenemos a un ministro como Luis De Guindos, que viene de Lehmann Brothers”. Guindos fue uno de los invitados a la selecta reunión de 2013, que se celebró en el lujoso Grove Hotel de la localidad británica de Watford.  Entonces, la American Free Press e Infowars, agencias encargadas de informar de esta organización, sugirieron ya que la invitación respondía al deseo del club de “asegurarse de que sus políticas proeuropeas sean comunicadas de manera adecuada a los oficiales españoles”.  El  año anterior, la invitada- en Virginia (EEUU)- había sido la vicepresidenta del Gobierno.

La reunión empieza este miércoles. Austria, hotel Interalpen…

Fuente: [El confidencial] By la Daga.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: