POLICÍA PRECRIMEN. PREDICCIÓN DE LA DELINCUENCIA.


En una docena de ciudades de EE.UU. ya existe un software que procesa factores como clima, ubicación de cajeros automáticos o fechas de pago para adelantarse a asaltos o a la posible presencia de un violador. ¿Resultados? 40% menos de crímenes en algunos lugares. La neurociencia encuentra un patrón para identificar posibles criminales.

sticker375x360

Las referencias a «The Minority Report» son sencillamente inevitables. En la película, la agencia «Precrimen» intercepta a los criminales antes de que lleven a cabo el delito. La ficción se está haciendo realidad.

Minority report UI

ES 2055 y a la policía ya no le basta detener criminales luego de que cometen una fechoría. Ahora, y gracias a la ayuda de tres mutantes capaces de ver eventos futuros con dos semanas de anticipación, los detectives del Departamento de Precrimen tienen las herramientas para detener a los infractores antes de que quebranten la ley, incluso cuando se trata de alguien que va a matar a una persona que nunca ha conocido.

Esta es la trama del filme Minority report, protagonizado por Tom Cruise y basado en una historia publicada en 1956 por Philip K. Dick, el mismo autor del libro que se transformaría en la cinta Blade runner.

Según el cuento, el sistema de “Pecrimen”es creado 30 años antes de los sucesos que se narran, con el fin de encarcelar a personas por asesinatos que podrían haber cometido si es que la policía no hubiera intervenido.

La historia mezcla el género policial y, obviamente, altas dosis de ciencia ficción. Al menos por ahora. ¿La razón? En casi 12 ciudades de EE.UU., la policía está aprovechando el análisis informático para saber dónde ocurrirá un crimen e, incluso, qué tipo de persona podría cometerlo.

Aunque los sistemas computarizados que hoy funcionan en ciudades estadounidenses como Memphis y Santa Cruz no pueden individualizar quién realizará un asalto en un oscuro callejón, sí pueden aventurar qué tipo de infracción ocurrirá, dónde y cuándo.

VIGILANCIA PREDICTIVA

url

La técnica se llama "vigilancia predictiva" y la idea básica es trazar patrones que indiquen, por ejemplo, en qué zonas es más probable que una casa sea asaltada o que se produzcan robos de autos, incorporando factores como la fecha en que la mayoría de las compañías paga a sus empleados, fichas de criminales y lugares donde viven, la proximidad entre un bar y los cajeros automáticos, reportes climáticos e, incluso, las fases lunares (debido a la mayor o menor claridad nocturna).

De esta forma, se pueden identificar tendencias, como la posible ocurrencia de asaltos en las calles aledañas a un concierto o un alza en el hurto de automóviles en noches lluviosas. Con estos datos, la policía redirige sus patrullajes con resultados sorprendentes. Un ejemplo es la alianza entre la U. de Memphis, la policía y la empresa informática IBM, gracias a la cual se implementó Blue CRUSH, software considerado como responsable de reducir en 40% los robos de autos, asaltos y asesinatos desde su implementación inicial, en 2006.

Una muestra concreta de su efectividad se produjo en enero de 2012, cuando las operaciones policiales guiadas por Blue CRUSH en el barrio Hollywood-Springdale de Memphis llevaron al arresto de 50 traficantes. Richard Berk, profesor de criminología de la U. de Pennsylvania y autor de una fórmula computacional que hoy se usa para estimar las probabilidades de que alguien con libertad condicional reincida, señala en un reporte de su universidad que los "factores de predicción que usamos son los mismos que hemos conocido por cientos de años. La diferencia es que obtenemos más información de ellos permitiendo que los computadores establezcan nexos; las máquinas son mucho más inteligentes para esta tarea".

ALERTA CRIMINAL

MPD_Blue_Crush_Memphis_TN_2012-04-21_021

En Memphis, una docena de policías trabaja en el Centro de Crimen en Tiempo Real (CCTR) ingresando datos a computadores, que analizan un gran universo de posibles factores de crímenes. En esta ciudad, todo partió cuando la policía le pidió ayuda a W. Richard Janikowski, criminólogo de la U. de Memphis y uno de los gestores de Blue CRUSH. Los agentes querían reducir las cifras de asaltos sexuales, que por décadas habían sido de los más altos de EE.UU.

Luego de que los computadores estudiaron horarios, ubicaciones y descripciones de más de 5.000 violaciones, salió a la luz un factor común: la mayoría de las víctimas era atacada cuando salía de sus casas en la noche para usar teléfonos públicos en el exterior de minimarkets. Se convenció a los dueños de locales de trasladar los teléfonos al interior y los índices de ataques se redujeron dramáticamente.

Una iniciativa similar en Virginia identificó un factor sorprendente al analizar datos de posibles violadores. El mejor predictor de un posible ataque en aquellos casos en que el atacante era un extraño para la víctima no era algún crimen sexual cometido previamente, sino el ingreso a una residencia particular. En especial, cuando el delincuente entraba a una casa y no robaba nada, ya que lo más probable es que estuviera buscando una víctima. Por eso, cuando hoy los computadores detectan una seguidilla de estos actos, los residentes son alertados sobre la posible presencia de un violador en el vecindario.

Janikowski dice a La Tercera que el CCTR tiene unos 30 computadores y que hace poco se instauró el uso de PDA portátiles, mediante las cuales los oficiales reportan incidentes y arrestos en tiempo real. "La tecnología permite el despliegue más eficiente de los recursos policiales".

P. Jeffrey Brantingham, antropólogo y experto en "vigilancia predictiva" de la U. de California, integra un grupo de expertos que trabaja con el Departamento de Policía de Los Angeles en el diseño de software predictivo. En esa ciudad, los tests lograron predecir dónde ocurriría el 25% de los robos a casas, una gran ventaja a la hora de patrullar.

Según Brantingham, las interacciones de las personas no son distintas a las de las moléculas en los procesos químicos. Por eso, modelos matemáticos pueden estudiar desplazamientos de gente en un área y la probabilidad de que se topen con un blanco.

Brantingham dijo a La Tercera que los oficiales se muestran muy receptivos a estas plataformas: "Estas herramientas les ayudan a saber dónde centrar su atención. Luego usan sus propios talentos y experiencia para establecer las estrategias preventivas".

Con estas tecnologías, el departamento de policía de Arlington, Texas, ya creó mapas digitales que superponen registros de robos hogareños con datos de infracciones a las normas de construcción (detectores de humo mal instalados, paneles eléctricos antiguos y defectuosos). Así, establecieron que los robos se multiplican a medida que el deterioro físico de las casas aumenta, dato que sirve para dirigir a la policía a ciertas áreas.

Otro caso es el de la policía de Minneapolis, que usa este tipo de software para anticipar el siguiente robo armado en las cadenas de comida rápida del área. Además, hay que considerar otro factor, dice Brantingham: en EE.UU., un homicidio cometido por una pandilla le significa a la ciudad hasta US$ 1 millón en costos judiciales, por lo que prevenirlo salva vidas y dinero.

Pese a la utilidad de estos programas, han surgido críticas. En particular, con el algoritmo diseñado por Berk para estimar la probabilidad de que un reo vuelva a delinquir: se basa en más de 100.000 casos y abarca más de 30 factores predictores, como edad del criminal y número de crímenes previos, alcanzando 75% de certeza. Por esto, es utilizado por los juzgados para decidir si darle o no libertad condicional a un preso.

Según dijo a Scientific American, la controversia no es tal, ya que realizar juicios sobre un potencial criminal es lo que se supone que hacen los tribunales. La única diferencia es que ahora se valen del análisis computacional, en lugar de ocupar solamente su instinto.

NEUROCIENCIA

Los científicos sugieren que los criminales tienen más probabilidades de volver a delinquir si registran una actividad reducida en una región cerebral determinada.

url

Las neurociencias son un conjunto de disciplinas científicas que estudian la estructura y la función, el desarrollo de la bioquímica, la farmacología, y la patología del sistema nervioso y de cómo sus diferentes elementos interactúan, dando lugar a las bases biológicas de la conducta.

En la vida real, un grupo de neurocientíficos de Nuevo México ha revelado a través de imágenes por resonancia magnética funcional que ciertos criminales tienen altas probabilidades de reincidir cuando registran una actividad reducida en una región determinada del cerebro.

El estudio fue llevado a cabo bajo la supervisión de Kent Kiehl, neurocientífico de la Mind Research Network en Nuevo México. El grupo de prueba estuvo compuesto por un total de 96 prisioneros a punto de cumplir su sentencia y recuperar la libertad. Los investigadores obtuvieron imágenes cerebrales de cada uno de los prisioneros utilizando resonancia magnética funcional, mientras realizaban tareas en un ordenador que requerían decisiones rápidas. El interés de los científicos se concentró sobre la corteza del cíngulo anterior (CCA), una región del cerebro a la cual se le atribuyen múltiples funciones, desde el control motriz y la regulación de la presión sanguínea hasta la toma de decisiones, la detección de errores y el procesamiento de respuestas emocionales.

SEGUIMIENTO DURANTE CUATRO AÑOS

cíngulo anterior del córtex

La siguiente fase del estudio demandó seguir la evolución de los ex-convictos por un plazo de cuatro años, y al comparar los resultados (después de haber evaluado otras condiciones, como la edad y el uso de drogas), Kiehl y su equipo descubrieron que aquellos ex-convictos con una baja actividad en la CCA (por debajo de la media) tenían 2,6 veces más posibilidades de ser detenidos por cualquier crimen, y 4,3 veces de ser detenidos por crímenes catalogados como "no violentos".

Anticipar patrones de comportamiento y sus consecuencias a través de imágenes cerebrales es algo que genera mucho interés dentro de la comunidad científica, pero los mismos responsables del estudio advierten de que se necesitará realizar una gran cantidad de estudios adicionales antes de considerar como efectivo este método de predicción.

La razón es simple: La actividad en la corteza del cíngulo anterior puede tener baja actividad por múltiples factores, incluyendo a algo tan simple como el consumo de cafeína. Y eso, sin tener en cuenta los conflictos éticos que pueden surgir de una práctica semejante.

Fuente: [ABC, LATERCERA]

Ampliado y modificado By La Daga.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: