“2001, ODISEA EN EL ESPACIO”: SUS MENSAJES OCULTOS.


La gran película de ciencia ficción de Stanley Kubrick sobre la evolución de la vida y la posible existencia (e intervención) de inteligencias extraterrestres, es uno de los grandes enigmas de la cultura moderna. Un nuevo documental explora su gestación y significado.

Además de ser una de las grandes películas de la historia del cine –y también una de las grandes obras de especulación cosmológica–, 2001: Odisea en el Espacio es una de las obras más enigmáticas en la historia del arte reciente.

El hermetismo de su creador como de la temática contribuyen a crear un culto alrededor de esta película que lo mismo ha sido interpretada como una obra de alquimia que como un aparato de control mental de las masas diseñado entre Kubrick y la NASA.

Algunas pistas sobre esta cinta son reveladas en el documental “2001: The Making of a Myth”, presentado por James Cameron.

En 1964, Kubrick se acercó al escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke, con el propósito de hacer “la proverbialmente buena película de ciencia ficción”. Kubrick pensaba que no se había hecho aún una gran película de este género. Las ideas que motivaban a Kubrick eran:

Mi interés principal se encuentra dentro de esta amplia zona, naturalmente asumiendo una gran trama y personajes:

Las razones por las cuales creer en la existencia de la inteligencia extraterrestre.

El impacto (y tal vez la falta de impacto en algunos sectores) que dicho descubrimiento tendría en la Tierra en un futuro cercano.

Una sonda espacial que aterrizara y explorara Marte.

De esta agenda y del cuento corto de Arthur C. Clarke, “The Sentinel of Eternity”, en el que se descubre un extraño artefacto en forma de tetraedro en la Luna, se escribió un primer tratamiento. En el cuento de Clarke, el artefacto es dejado en la Luna por una inteligencia extraterrestre para señalizar la evolución de la humanidad en su camino a la exploración espacial –saliendo del útero materno.

Clarke, quien escribió paralelamente a la filmación la novela de “2001: Odisea en el Espacio”, después de ver los rushes de la película, escribió sus interpretaciones de algunos de los temas abiertos de la cinta. Entre ellos, el final del astronauta David Bowman (el Hombre Arco Evolutivo), en una especie de museo-laboratorio psíquico en el que es observado por inteligencias extraterrestres. 
Stanley quería crear un mito,  y creo que lo logró, un mito debería de tener múltiples niveles y diferentes personas deberían de tener diferentes interpretaciones”.

Kubrick siempre buscó no entregar las claves de sus películas, de manera bastante acertada para contribuir a la creación de un espacio mítico alrededor, y de permitir la especulación filosófica sobre su propia especulación filosófica (un espejo infinito). Sin embargo, en una entrevista de 1968 con Playboy dio algunas pistas:

“Justamente la falta de sentido de la vida obliga al hombre a crear su propio sentido. Los niños, obviamente, empiezan la vida con un sentido de asombro impoluto, una capacidad de experimentar alegría total por algo tan sencillo como el verde de una hoja; pero al crecer, la conciencia de la muerte y la decadencia empieza a impregnarse en ellos y a sutilmente erosionar su joie de vivre, su idealismo –su asunción de inmortalidad. Al madurar un niño ve la muerte y el dolor que lo rodean en todos lados, y empieza a perder fe en la bondad última del hombre. Pero si es razonablemente fuerte –y afortunado– puede surgir de ese crepúsculo del alma a un renacimiento del elán de la vida. Tanto por esta conciencia  del sinsentido de la vida como a pesar de ello, puede forjar una sensación fresca de afirmación y propósito. Tal vez no vuelva a capturar la misma pureza sensorial de asombro con la que nació, pero puede dar forma a algo más duradero y sostenible.  El hecho más terrorífico del universo no es que éste sea hostil sino que es indiferente; pero si podemos conciliarnos con esta indiferencia y aceptar el desafío de la vida dentro de la frontera de la muerte –no importa cuán mutable el hombre pueda hacerlos — nuestra existencia como especie puede alcanzar genuino significado y realización. No obstante lo vasto de la oscuridad, debemos de proveer nuestra propia luz.“

El espectador, al ver “2001: Odisea en el Espacio”, justamente se queda con esta sensación de asombro y de desolación; lo mismo le ocurre al astronauta que enfrenta el gran misterio. Se tiene que crear su propio significado.

Hablar de Stanley Kubrick es hablar del perfeccionismo llevado al estado más extremo y en esta, considerada por muchos como su obra maestra y la mejor película de ciencia ficción de la historia del cine, podemos contemplar todo este esfuerzo realizado como en ningún otro film que tengamos ocasión de visionar. Desde luego, razones no faltan y es que después de analizarla una y otra vez, hasta comprenderla por completo (que desde luego, no es nada fácil), uno se da cuenta del tremendo talento de este gran realizador. Todos esos mensajes tras la historia que tus ojos ni siquiera se molestan en contemplar puesto que la verdadera historia no transcurre en un primer plano sino en un segundo que no todo el mundo ha sido capaz de comprender y es que en esta ocasión no nos servirá con solo mirar, sino que además tendremos que pensar, de hay que la mayoría de las personas que vieron el film en su estreno halla por 1968, hayan llegado ha decir barbaridades como, ¿de que va todo esto? O, ¿nos están tomando el pelo?, hablo como no de grandes críticos de cine.

Bien, para entender esta película primero debemos haber visto otros films de este gran realizador, aunque no es cien por cien necesario pero nos facilitara mucho las cosas y desde luego conocer bien su mecánica, debemos saber que Kubrick cuenta historias para quien realmente quiere escucharlas y no para un público que no ve más halla de la imagen que se esta proyectando, sino que toda historia suya tiene un mensaje de fondo echa para hacernos recapacitar.

EL ANALISIS

 


Es hora de empezar a analizar la película y que mejor manera de empezar que por el principio. “2001:Odisea en el espacio”, no es una historia de viajes espaciales ni mucho menos, sino un film que muestra la evolución y el destino del hombre pasando por el reconocimiento y enfrentamiento a sus temores más profundos.

Para entender esto, primero recordemos las palabras de Kubrick antes de comenzar a rodar, quien insistió en querer introducir toda la historia de la humanidad en una única película, desde luego no era un reto fácil pero si termino por conseguirlo y con creces.

El film esta dividido en cuatro actos, separados por un bloque con forma de monolito sin aparente sentido alguno que abre y cierra prácticamente cada uno de los actos.

En el primero de ellos contemplamos a un grupo de monos o lo que es lo mismo, el hombre en su estado más joven, sus inicios. La aparición del monolito, se muestra como un desafió que provoca en el mono curiosidad, en segundo lugar miedo y finalmente valentía, eso es lo que dará al mono la capacidad de entender y evolucionar empezando por crear un arma u herramienta hasta su evolución como homo sapiens. Se entiende que cuando el simio lanza el hueso al aire se produce un salto evolutivo que nos lleva desde ese descubrimiento hasta la cima de la evolución del hombre “actual”, la creación de un nuevo arma o herramienta, la nave espacial.


En esta ocasión se muestra al hombre como un ser civilizado y racional aunque gracias a la escena del bolígrafo flotando vemos como el hombre ha perdido en el espacio el control de sus herramientas y tiene que volver a aprender a caminar mostrado en la escena de la azafata caminando torpe e incluso debe aprender a ir al baño (el manual del WC in gravitatorio), el hombre dueño de la tierra se nos muestra esta vez como un niño que tiene mucho que aprender en el espacio. Lentamente avanzada la historia y vemos como el hombre ha creado naves espaciales cada vez más cercanas a la humanidad, ( la nave circular tiene rasgos propios de una cara), veremos además como al aterrizar sobre la luna descubren nuevamente ese monolito que propone un nuevo reto al ser humano, pero esta vez y a diferencia del mono el contemplamos como el hombre no reacciona al igual que el simio ni saca ninguna conclusión productiva, en su lugar graba un video. Un pitido que vendrá a continuación nos alertara de que algo no ha evolucionado correctamente en el hombre.


Pasamos nuevamente a un siguiente acto, en el que 18 meses más tarde (un nuevo salto en el tiempo), una nueva herramienta espacial surca el espacio, es el Hal 9000, cerebro de la nave, ahora nos damos cuenta que el hombre ha perdido el control absoluto, que lleva al punto de cuestionarnos para que sirven los astronautas si necesitan alimentarse, deben mantenerse en hibernación mientras la maquina es capaz de controlar todo sin ninguna necesidad vital.

Ahora llega el momento en el que somos conscientes que la balanza se vuelca y es la maquina quien puede prescindir del hombre sin problema alguno, (la maquina derrota al hombre en la partida de ajedrez). Pero entonces algo sucede, Hal comete un error y el ser humano trata de solucionarlo (imagen del espacio y la respiración), ¿que representa la escena de la respiración que dura cerca de tres minutos?, contemplamos al hombre como un pez fuera del agua, necesitando del aire artificial para sobrevivir fuera del espacio, mientras las maquinas pueden vivir fácilmente sin el. Tras la comprobación del error cometido por Hal asistimos a un momento de tensión en el que el hombre se siente confuso e inseguro y decide apagar a Hal 9000, pero ya es tarde, las maquinas han tomado conciencia propia y creen estar vivas, es la evolución de la maquina frente a la del hombre y en una lucha por su supervivencia Hal elimina uno a uno a los tripulantes de la embarcación. Se nos mostraran al hombre con la muerte entre las manos en el momento que Hal decide cerrar la puerta al hombre abandonándolo a su suerte en el espacio. Aunque por suerte el hombre mantiene la valentía del simio con la que la maquina no contaba y el hombre termina destruyendo a la maquina con la herramienta más sencilla, un simple destornillador.


Dará aquí inicio el último acto y quizá el más desconcertante para el gran público, nos encontramos ahora en una habitación, en la que el hombre debe afrontar su último desafió, la muerte, (aparece nuevamente el monolito). Vemos como un vaso se rompe pero el vino permanece intacto, ahora el vino representa el espíritu del hombre, el vaso el contenedor (el hombre se rompe su espíritu no).

Ahora somos conscientes, el hombre ha terminado dependiendo tanto de sus herramientas que casi se sustituye a si mismo, y ahora al borde de la muerte ¿qué queda de el?. En este momento se muestra al famoso y poco comprendido niño estrella en el espacio, representando un nuevo inicio del ser humano y la oportunidad de corregir nuestros errores.

Desde luego Kubrick logro mostrar al mundo lo que quería colocando con ello a 2001 en la cima de las películas de la Ciencia Ficción. Sin duda alguna acertó tanto en la historia como en la música, seleccionada personalmente por el y que nos ofrece varios de los momentos más impresionantes de la historia del cine, perfectamente coreografiados como es al principio la famosa danza entre las dos capsulas durante su acoplamiento, un sinfín de detalles que no dejan de sorprenderte una y otra vez. Definitivamente Kubrick fue un genio que nos marco a todos.

Fuente: [Pijamasurf, Traslacamara]

Anuncios

2 comentarios to ““2001, ODISEA EN EL ESPACIO”: SUS MENSAJES OCULTOS.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: