LOS “ELFOS, DUENDES Y CHORROS” DEL CIELO.


Los científicos de la Nasa están investigando unos extraños y sorprendentes relámpagos, que se forman en la atmósfera superior y duran apenas unas fracciones de segundo, para ver cómo se forman.

97327673e48e4a2821629d4133185ac0_article

En reiteradas oportunidades los pilotos de aviones estratosféricos han observado ciertos fenómenos luminosos que se producen en la atmósfera superior que se han catalogado inicialmente como ovnis.

Desde la distancia parecen emanaciones eléctricas ramificadas. Durante la noche, cuando el cielo oscuro recuerda a las profundidades marinas, estos chorros azules también se parecen a medusas azuladas o rojas. Como una maraña de relámpagos enredados entre sí que solo duran una décima de segundo.

Parten de la cima de las tormentas hasta una gran altura, como si trataran de escapar hacia el espacio exterior: las descargas se forman a unos 70 kilómetros de altura y pueden ascender hasta los 100 kilómetros para luego caer hasta los 25 kilómetros.

Estos extraños resplandores han recibido los poéticos nombres de ‘elfos’, ‘duendes’ y ‘chorros’.

Conos de luz de milisegundos

La primera imagen en color de un ‘elfo’ de un rojo brillante fue hecha en 1994 gracias a un proyecto de la Universidad Fairbanks de Alaska, patrocinado por la Nasa, a través de las cámaras especiales que instalaron en dos aviones que sobrevolaron la ciudad de Oklahoma.

spriteselves_02

No obstante, los científicos finalmente los identificaron y les otorgaron la denominación grupal de Eventos Luminosos Transitorios (o TLE, por sus siglas en inglés).

Gracias al video de alta velocidad, las películas filmadas a 10.000 marcos por segundo ayudan a los científicos de la Nasa a entender mejor cómo está relacionado el tiempo en la atmósfera superior con el tiempo en la atmósfera terrestre.

Estos TLE también presentan diferentes colores y formas: se clasifican en ‘elfos’ (elves), ‘chorros’ (jets) y ‘duendes’ (sprites).

Los ‘elfos’ son descargas eléctricas en forma de conos que emiten una luz rojiza y se encuentran a una altitud de hasta 100 kilómetros. Sus ‘primos’, los ‘chorros’, son conos de luz azulada que se forman a una altura menor que los primeros, a 70 kilómetros. Los ‘duendes’ habitualmente son rojizos (a veces azules) y se producen a una altitud aproximada de 50 kilómetros.

Las fotos y videos de los TLE permitieron descubrir muchos secretos de los estallidos electromagnéticos y del ‘tiempo cósmico’ alrededor de la Tierra, entre otros muchos aspectos.

ESTUDIO DESDE EL ESPACIO

lightning_sprites_es

Cada año centenares de personas mueren o sufren heridas por la caída de rayos. Sin embargo, no todos los relámpagos llegan al suelo. Duendes rojos, chorros azules y elfos son formas de luz que se proyectan hacia el espacio. Los científicos europeos esperan utilizar la Estación Espacial Internacional (ISS) para conocer mejor esos fenómenos espectaculares, aunque escurridizos.

Vemos los relámpagos como una súbita y potente ráfaga eléctrica que zigzaguea desde las nubes hasta el suelo. Ese golpe mortal calienta el aire a una temperatura de 15.000 grados centígrados, la misma que hay en la superficie del Sol.

Por encima de las nubes los relámpagos muestran muchos colores, sobre todo rojo y azul, y se extienden hasta cubrir grandes espacios de la atmósfera superior. En ciertos casos llegan a alcanzar los límites del espacio exterior.

1E2

En los últimos años, científicos del Centro Espacial Nacional Danés han situado cámaras en las cumbres de las montañas para estudiar los duendes y elfos. No obstante, resultaría mucho más sencillo detectar los relámpagos y estudiar sus efectos en la atmósfera si los instrumentos se pudieran colocar en el espacio.

sprite26

Los expertos daneses estudian ahora la posibilidad de desarrollar diversos instrumentos, conocidos como monitores de la interacción atmósfera-espacio, que podrían situarse a bordo de la ISS.

Dichos instrumentos ayudarían a los científicos a comprender el origen de los relámpagos y la frecuencia con que se producen. Además, responderían a una pregunta clave que nos afecta a todos nosotros: ¿los elfos y duendes eliminan ozono de la atmósfera y, por lo tanto, influyen en el clima? .

Fuente: [ActualidadRT, Esa.int]

Ampliado y modificado By La Daga.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: