OVNIS SALIENDO DE LA LUNA.


Grabada con un telescopio amateur, el astrónomo aficionado le va metiendo sucesivos filtros para aclarar la imagen hasta aclarar lo que veréis a continuación.

UFOSMOON

En la grabación original, tenéis que fijaros en la izquierda, arriba.

De lo mejor que he visto.

 

L22: La meseta de Aristarchus

La flotilla sale de la meseta de Aristarchus. El cráter Aristarchus de 40 km de diámetro toma su nombre del gran astrónomo griego Aristarco de Samos, quien por primera vez planteó que la Tierra giraba alrededor del Sol. Se trata de un cráter muy brillante, es visible a simple vista en la parte oscura de la Luna cuando esta se encuentra débilmente iluminada por la luz cenicienta . También resulta muy llamativo cuando se produce un eclipse de Luna. Su brillo es tan extraordinario que el propio William Herschel creyó erróneamente que se trataba de un volcán en erupción.

Alrededor de este cráter hay una zona de terreno elevado en forma de rombo de unos 170 km x 200 km que se conoce como Meseta de Aristarchus. Los lados de la formación son aproximadamente rectos y está limitada al norte por los Montes Agrícola. Los datos de altimetría facilitados por la sonda Clementine muestran que el borde meridional de la meseta está elevado unos 2000 metros por encima del nivel medio del Oceanus Procellarum. El material de la meseta presenta al telescopio una tonalidad distinta a la del mar circundante. Este efecto es incluso más notable en algunas imágenes en color realizadas con la webcam. Ello evidencia una composición química distinta a la del terreno adyacente, los datos de Clementine han mostrado que hay una capa de cristales piroclásticos de tonalidad rojiza en toda la meseta. Hevelius, el gran observador de la Luna fue el primero en señalar esta tonalidad rojiza, aunque otros astrónomos han visto matices de color diferentes, desde el color mostaza hasta el verde. El origen de estos cristales se ha querido buscar en la cabeza de cobra, un cráter volcánico de 9 km de diámetro en el Vallis Schröteri.
Meseta de Aristarchus. Mapa de localización

En el interior de la meseta se encuentra el cráter Herodotus, un oscuro cráter inundado de 35 kilómetros de diámetro cuyo nombre hace honor al historiador griego Herodoto de Halicarnaso, llamado “el padre de la Historia”. Llama la atención que los grandes selenógrafos hayan pasado por alto esta meseta cuando han dedicado tantos esfuerzos a la descripción de Aristarchus y del Vallis Schröteri.

Se calcula que la edad de esta formación ronda los 3.600 millones de años, mientras que Aristarchus tiene unos 450 millones de años y dado que es una formación mucho más joven resulta lógico que su brillo sea mucho mayor.

La mejor fecha para la observación de la meseta de Aristarchus es la undécima noche a partir de la luna nueva.

Las siguientes imágenes están realizadas con un telescopio Maksutov de 127 mm, lente de barlow TeleVue PowerMate 2.5x y webcam Philips TouCam II, el procesado está realizado con Registax y Adobe Photoshop CS. En la primera imagen, en color, se aprecia la diferente tonalidad, color café, de la meseta respecto al terreno del mar circundante.
Meseta de Aristarchus. © Paco Bellido, 2005

Aristarco de Samos astrónomo y matemático griego es, sobre todo, por ser la primera persona en haber propuesto el modelo heliocéntrico del Sistema Solar, colocando al Sol, y no la Tierra, en el centro del universo conocido.

Tan brillante como su teoría es la luminosidad que refleja “su cráter”, conocido asiduamente como el faro de la Luna. Es un cráter de formación joven (450 millones de años), uno de los motivos por el cual constituye su elevado brillo, siendo el mas deslumbrante de toda la Luna. Otra posible causa del resplandor de sus paredes internas es la formación de materiales cristalinos que reflejan la luz solar. El bombardeo del viento solar no ha tenido aun tiempo de oscurecer los materiales excavados debajo de su superficie resultando ser de un blanco brillante.

Haz clic sobre la imagen para verla a tamaño original.

Celestron Nexstar 8i + barlow x2 + QHY5-Mono – f20.

Con un diámetro de 40 km y un perfil poligonal, su interior es fascinante. Las paredes internas forman terrazas descendiendo hasta el fondo donde se halla una pequeña montaña central que no sobrepasa los 500 metros de altitud. El rasgo mas peculiar y único de Aristarco son las bandas radiales oscuras que recorren las terrazas interiores. Con un pequeño telescopio se llegan a percibir fácilmente dos bandas, pero con unas adecuadas condiciones y un instrumento mayor pueden llegar a ser visibles hasta nueve bandas.

Llama la atención el poderoso sistema de rayos o radiaciones que salen en todas las direcciones, llegando incluso a chocar con las eyecciones procedentes de Copérnico y Kepler.

Haz clic sobre la imagen para verla a tamaño original.

Celestron Nexstar 8i + QHY5-Mono – f10.

Herodotus con un tamaño similar que su vecino Aristarco, es sin embargo totalmente diferente a el, es mucho mas antiguo, ya que su fondo gris delata un origen anterior a Oceanus Procellarum.

Hacia el norte de Herodotus parte una de las mayores grietas lunares. Vallis Schröteri, con una longitud de 160 km, comienza con un pequeño cráter muy profundo conocido como Cabeza de Cobra por su similitud con dicha parte del citado animal. Después torna un recorrido sinuoso con una anchura de 6 a 10 km, reduciéndose a 500 metros en su parte final oeste. Su origen puede ser el afloramiento de un torrente de lava que tuvo su inicio en la mencionada Cabeza de Cobra.

Haz clic sobre la imagen para verla a tamaño original.

Celestron Nexstar 8i + QHY5-Mono – f10.

Todos estos accidentes lunares reseñados se encuentran situados sobre una gran meseta accidentada que se eleva 2 km sobre el nivel del Oceanus Procellarum. Se trata de la meseta de Aristarco, de forma cuadrada, con unas medidas aproximadas de 200 km x 200 km y con una tonalidad oscura que contrasta con el entorno que le rodea. La meseta limita al norte con los montes Agrícolas, una cadena montañosa alargada de 160 km de longitud, 10 km de anchura y una altitud media de 1500 metros.

Indicar que en la zona de Aristarco han observado los astrónomos una buena parte de los fenómenos lunares transitorios (TLP) tales como fogonazos, neblinas, efectos de color, etc. Es posible que muchos de ellos sean fruto de la imaginación, bien es cierto que otros puedan ser verdaderos. Hasta el momento no se ha detectado ningún indicio de actividad volcánica en la zona, pero sí una radioactividad anormal, que se achaca a la presencia de gas radón en el fondo del cráter.

Fuente: [Proyectoicaro ,www.rafapal.com ,Lahoradeldespertar, elbesodelaluna, gasendi]

Anuncios

Una respuesta to “OVNIS SALIENDO DE LA LUNA.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: