15 HORAS CON UN TUBO EN SU PENE.


El pene de un hombre, liberado por los bomberos de Granada tras una práctica sexual onanista. El paciente pasó 15 horas con su órgano sexual introducido en un cilindro que a punto estuvo de costarle una amputación.
bomberos3Granada.- Un hombre granadino de 52 años ha estado a punto de perder, como parte de una práctica sexual onanista, su pene. Y es que no dudó en introducir su órgano sexual en un estrecho tubo de 2 centímetros para conseguir una mayor erección. Sin embargo, lo que pretendía ser una tarde de placer individual se convirtió en una pesadilla que terminó en urgencias y que casi le cuesta la amputación de su órgano.

Como medio para obtener una masturbación más placentera y una mayor erección, este hombre granadino no dudó en introducir su pene en este tubo de ocho centímetros de largo y 2 de ancho. Algo habitual, según los sexólogos que, sin embargo, advierten del peligro de estas prácticas sexuales. Una rápida erección que pilló por sorpresa al paciente impidió que éste pudiera sacar por sí solo su pene del tubo. Tras pasar varias horas y con el riesgo de sufrir gangrena, este granadino se trasladó a urgencias del hospital Ruiz de Alda, donde, hasta que pudo ser liberado, pasó 15 horas con su órgano sexual atrapado.bomberosDe hecho, los cirujanos confirmaron que el estrangulamiento no hacía sino acumular mucha más sangre en la zona, provocando, a su vez, el aumento de tamaño del pene. El órgano sexual de este granadino llegó a crecer hasta los 12 centímetros de largo, lo que provocó que sobresaliera por el otro lado del tubo, y un grosor de cuatro centímetros, dos más del ancho del cilindro. Una situación límite que podría haber provocado la amputación del pene.

Algo que evitaron los bomberos de Granada, que acudieron al hospital Ruiz de Alda tras recibir la llamada de los cirujanos que intentaban liberar el pene del tubo. Sin herramientas adecuadas para cortar el cilindro de acero y no dañar el pene, los médicos que atendieron en urgencias a este granadino tuvieron que alertar a los bomberos que, no obstante, tampoco disponían de herramientas de este tipo. Fue entonces cuando el sargento de bomberos Simón Soriano recordó tener en su domicilio una mini amoladora de bricolaje casero. Sin dudarlo, se trasladó hasta su casa y regresó rápidamente con el instrumento que, dos horas más tarde, salvaría el pene del paciente.bombero2Los bomberos fueron quienes se encargaron de cortar, con pulso firme y lentamente, el tubo. Y es que la mini amoladora gira a una velocidad de 2.000 revoluciones por minuto, lo que provocaba el calentamiento del acero y, por tanto, la necesidad de refrigerar constantemente la zona. Algo de lo que se ocupó el cabo de bomberos Javier Chinchilla, que comentaba poco después a los medios no haber visto nada igual en sus años de profesional. “Respiró tranquilo cuando se lo quitamos“, decía Chinchilla en declaraciones recogidas por el diario ‘Ideal’ de Granada.

Por su parte, Simón Soriano declaraba ante los medios que trabajaron con precisión milimétrica. “Intentábamos salvar la hombría de este paciente, y lo logramos“, comentaba, orgulloso por haber podido liberar el pene de este granadino que quizá, en próximas ocasiones, elija otro método para auto complacerse.

> En las imágenes, de arriba a abajo, médicos y bomberos cortan el tubo; el equipo de bomberos y médicos en plena intervención; y Simón Soriano, sargento de bomberos de Granada.

onanista granadino.

Fuente: [Lavozlibre]

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: