ASI SONÓ EL TERREMOTO DE JAPÓN.


Un grupo de investigadores ha conseguido, por primera vez, convertir las ondas sísmicas que se registraron en sobrecogedoras secuencias de audio.

http://www.abc.es/videos-otros/20120307/sono-terremoto-japon-1492887812001.html

Cuando está a punto de cumplirse un año del terremoto que arrasó Japón, un grupo de investigadores ha conseguido, por primera vez, convertir las ondas sísmicas que se registraron entonces en sobrecogedoras secuencias de audio. El resultado es una espectacular colección de documentos en los que las gráficas pueden verse y escucharse al mismo tiempo. El estudio aparece en la edición de marzo/abril de Seismological Research Letters.

Dentro de apenas unos días se cumplirá un año de la tragedia. El pasado 11 de marzo, un terremoto de magnitud 9, el cuarto en intensidad desde el año 1900, sacudía Japón y se cobraba la vida de más de 15.000 personas. Sin embargo, y debido a la presencia en la región de miles de sismógrafos (y a la buena disposición de las autoridades japonesas para compartir sus datos con el resto del mundo), el seísmo de Tohoku-Oki ha sido, sin duda, el mejor estudiado y medido de todos los tiempos.

Esta ingente cantidad de información y datos ha permitido a los científicos compartir sus hallazgos de múltiples formas, algunas de ellas únicas. Es el caso de Zhigang Peng, profesor asociado de la Escuela Técnica de Ciencias Atmosféricas y de la Tierra, en Georgia, que ha conseguido convertir las ondas sísmicas del terremoto en secuencias de audio. El resultado permite, tanto a los expertos como al público en general, “escuchar” cómo sonaba el terremoto a medida que sus ondas se iban propagando a través de la corteza terrestre por todo el mundo.

“Hemos sido capaces -afirma el profesor Peng- de dar vida a los datos del terremoto, combinando información sísmica visual y auditiva. La gente podrá a partir de ahora escuchar los cambios de tono y amplitud al mismo tiempo que observan en un gráfico los cambios de la frecuencia sísmica. El público podrá relacionar las señales del terremoto con sonidos familiares como truenos, palomitas de maíz estallando o fuegos artificiales”.

Los diferentes sonidos pueden ayudar a explicar varios aspectos clave en la secuencia del terremoto, incluyendo el temblor principal y sus réplicas. Por ejemplo, la gráfica y los sonidos que encabezan estas líneas se obtuvieron cerca de la línea costera de Japón, entre Fukushima (donde estaba la central nuclear) y Tokio. El boato que se escucha al principio es el temblor principal, de 9 grados de magnitud.

Después, y a medida que las placas de roca se deslizan decenas de metros hacia nuevas posiciones, se producen las réplicas, que en el impresionante documento se escuchan como pequeños estallidos justo después del temblor principal. Estos movimientos de ajuste de las placas durarán, probablemente, años enteros.

A medida que las ondas sísmicas se alejan del epicentro del terremoto y se desplazan a través de la tierra, pueden provocar nuevos seísmos incluso a miles de kilómetros de distancia. Como se aprecia en la grabación de arriba, realizada a partir de medidas obtenidas en California, el terremoto provocó sutiles movimientos en lo más profundo de la falla de San Andrés. En este documento, el ruido inicial, que recuerda a una tormenta lejana, corresponde al temblor principal en Japón. Después, una especie de continuo repiqueteo similar al de una lluvia intermitente refleja los pequeños temblores registrados en la falla.

Esta clase de animaciones no solo ayudan a los investigadores a explicar los conceptos al público en general, sino que proporcionan una útil herramienta para identificar y comprender señales sísmicas similares en otras regiones del planeta.

El oído humano es capaz de escuchar sonidos con frecuencias comprendidas entre los 20 Hertzios y los 20 kilohertzios, un rango que se encuentra muy por encima de las señales sísmicas que pueden registrar los sismógrafos. Por eso, Peng y sus colegas se limitaron a reproducir los sonidos a mayor velocidad de la real para aumentar la frecuencia y llevarla hasta niveles audibles. Lo cual permite, además, escuchar datos que duran minutos, incluso horas, en apenas unos pocos segundos.

Fuente: Abc.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: