MAGNESIO CONTRA EL CÁNCER.


El cáncer es un conjunto de enfermedades en las cuales el organismo produce un exceso de células malignas (conocidas como cancerígenas o cancerosas), con crecimiento y división más allá de los límites normales, (invasión del tejido circundante y, a veces, metástasis).

En este caso, nos referiremos al uso del magnesio. En tanto el doctor Marc Sircus apela al uso delbicarbonato de sodio, del cual hablaré otro día, en su libro “Winning the war on cancer” (Ganándole la batalla al cáncer), el uso del magnesio fue destacado como de gran utilidad por los especialistas del Centro Nacional de Cáncer, en Tokio, Japón.

Encontraron que el incremento en la ingesta de magnesio reduce en los hombres el riesgo de cáncer de colon en más del 50 por ciento. Los hombres con el mayor promedio de ingesta de magnesio (al menos 327 miligramos por día) fueron asociados con un 52 por ciento de menor riesgo de adquirir dicha enfermedad, comparados con aquellos que consumían los menores porcentajes.

Más de 87.000 personas de una edad promedio de 57 años fueron estudiadas y monitoreadas por unos ocho años con cuestionarios sobre la comida ingerida. Los niveles habituales de magnesio consumidos por hombres y mujeres era de entre 279 y 284 miligramos por día, por lo que el riesgo era latente.

Posteriores estudios demostraron que, sin lugar a dudas, la falta de magnesio incidía en el nivel de riesgo, por lo que en algunos pacientes que adquirieron cáncer se aconsejó el suministro de magnesio vía intravenosa, oral o por medio de nebulizaciones a fin de incrementar los miligramos ingeridos y así minimizar los efectos de la enfermedad, con resultados satisfactorios.

Beneficios del magnesio

El magnesio es un tranquilizante natural que mantiene el equilibrio energético en las neuronas y actúa sobre la transmisión nerviosa, manteniendo al sistema nervioso en perfecta salud.

Ampliamente recomendado para los tratamientos anti estrés y anti depresión.
El magnesio (mg.) ayuda a fijar el calcio y el fósforo en los huesos y dientes.
Previene los cálculos renales ya que moviliza al calcio.
El magnesio actúa como un laxante suave y antiácido.
Es también efectivo en las convulsiones del embarazo: previene los partos prematuros manteniendo al útero relajado.
Interviene en el equilibrio hormonal, disminuyendo los dolores premenstruales.
El magnesio actúa sobre el sistema neurológico favoreciendo el sueño y la relajación.
Autorregula la composición y propiedades internas (homeostasis)
Actúa controlando la flora intestinal y nos protege de las enfermedades cardiovasculares.

Favorable para quien padezca de hipertensión.

Síntomas carenciales de magnesio

Una dieta que aporte menos de 2000 calorías provoca la insuficiencia de magnesio en nuestros cuerpos.

Los síntomas se pueden detectar a través de la irritabilidad y la inestabilidad emocional y con el aumento y disminución de los reflejos, descoordinación muscular, apatía y debilidad, estreñimiento, trastornos premenstruales, falta de apetito, nauseas, vómitos, diarreas, confusión, temblores.

El déficit provoca y mantiene la osteoporosis y las caries así como la hipocalcemia (reducción de calcio en sangre) y la eliminación renal de magnesio.
Enfermedades como las diarreas graves, la insuficiencia renal crónica, el alcoholismo, la desnutrición en proteínas y calorías, diabetes y el abuso de diuréticos.

El exceso de calcio disminuye la absorción de magnesio por lo que no hay que abusar de la leche.
El exceso de fósforo también produce la mala absorción de magnesio así como también los fosfatos de las bebidas artificiales.
Donde encontramos el magnesio
En los frutos secos: girasol, sésamo, almendras, pistacho, avellanas y nueces.
Entre los cereales: germen de trigo, levadura, mijo, arroz y trigo.
En las legumbres: soja, alubias, garbanzos y lentejas.
Y en los germinados: ya que la clorofila contiene magnesio.

De lo que comemos, solo del 30 – 40 % es absorbido por nuestro cuerpo y depositado en el intestino delgado.
¿Sabías que el magnesio…?

La refinación de alimentos produce una perdida entre el 85 – 99 % de magnesio y la cocción produce un 50 % de pérdida.
Antes los alimentos eran más ricos en Magnesio ya que los agricultores utilizaban estiércol animal. Ahora con los abonos químicos los alimentos lo contienen en menor cantidad.

Fuente: En buenas manos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: