EL ÚLTIMO HOMBRE QUE PISÓ LA LUNA.


Rescato una entrevista hecha a Eugene Cernan, uno de los doce hombres que han pisado la Luna y el último en dejar allí su huella en 1972. Hoy se congratula de que el satélite vuelva a concitar el interés de la investigación espacial.

Es Eugene Cernan (Chicago, 1934) tripulante de la misión Apolo 10 (1969) y comandante de Apolo 17. Con gesto serio e impasible y una entonación monocorde, que mantiene durante toda la conversación, el último astronauta que pisó la Luna comienza confesando que “sí, por supuesto que me habría gustado ser el primero. Pero si sólo hubiera estado allí dos horas, como Neil Armstrong, habría querido regresar y no me lo habrían permitido”. No se le ilumina la expresión ni siquiera al recordar su excepcional aventura cósmica: “Creo que no cambiaría lo que viví: yo viajé dos veces a la Luna, soy el último hombre que la pisó, permanecí 75 horas y conduje el vehículo lunar cerca de 35 kilómetros”. La extrema gravedad de su rostro convierte la charla en un acto casi solemne, si bien su discurso, elocuente y amable, está pensado para cautivar a cualquier audiencia. Porque el puro relato de sus vivencias y opiniones basta.

¿Qué recuerdos conserva de aquellos momentos extraordinarios sobre la Luna?

– Personalmente, cuando pisé la Luna experimenté un profundo sentimiento de orgullo y satisfacción. Durante la misión Apolo 10 nos habíamos acercado tanto al satélite, sin llegar a alunizar, que ansiaba regresar. Una vez en la superficie lunar, durante la misión Apolo 17, al mirar a la Tierra, tan lejana y magnífica, tuve la extraña sensación de ser ajeno a ella, a lo que allí sucedía. Si escalas una montaña muy alta, aún estás en el planeta; pero yo me encontraba en otro astro, totalmente desligado de ella. De todas las imágenes que me traje, aquella visión de la Tierra es, sin duda, la más intensa.

¿Por qué fue usted el último? ¿Por qué la NASA no mandó más misiones después de Apolo 17?

– Había planificadas 20. Apolo 18 se canceló dos años antes de que partiera la 17. En ese momento se estaban evaluando los descubrimientos científicos realizados y, después de lo ocurrido con Apolo 13 (una explosión en los tanques de oxígeno obligó a la tripulación a volver), se constataron los altos riesgos que había para los astronautas. Coincidió también que una combinación de factores económicos y geopolíticos aconsejaron finalmente anular Apolo 19 y 20.

¿Cuál era el objetivo de la misión Apolo 17?

– Continuar el trabajo científico y geológico. Aterrizamos en una zona diferente a la de misiones precedentes: un valle rodeado de montañas más altas que las del Gran Cañón del Colorado. Esperábamos encontrar información sobre el origen de la Luna y quizá de la Tierra. Fuimos más lejos en el vehículo lunar y permanecimos más tiempo.
Usted es un gran defensor de continuar con las misiones tripuladas al espacio. ¿Qué beneficios aportan frente a la exploración con robots?

– Nuestros cerebros son los ordenadores más potentes que existen. El ser humano puede cambiar de idea, adaptarse a las circunstancias sobre la marcha, aprender más cosas. No basta con mandar una foto. La gente quiere escuchar emociones. A mí siempre me preguntan lo mismo: “¿Qué sintió allí, cómo era aquello?”. La gente quiere viajar a la Luna y el único modo de hacerlo es compartiendo contigo aquellos momentos, esos sentimientos que las máquinas no pueden transmitir. El objetivo de enviar robots a cualquier lugar es allanar el camino a los hombres que irán después.

China, India y Japón han mandado en los últimos años sondas a la órbita lunar. ¿Por qué ahora este renovado interés por nuestro satélite?

– Creo que la fascinación de estos países por la Luna siempre ha existido, desde los días del Sputnik I (primer satélite de la historia enviado por los rusos en 1957). La cuestión es que hace 40 años nadie podía llegar excepto la Unión Soviética y nosotros. Ahora, cuando las nuevas tecnologías lo posibilitan, todos quieren desarrollar un programa espacial que enaltezca su orgullo nacional, ensalce sus capacidades tecnológicas y concite el reconocimiento internacional. Yo estoy muy contento de esta renacida atracción por la Luna.

¿Cree que esta voluntad de volver al satélite inaugurará en los próximos años una nueva era en la investigación espacial que propicie la cooperación internacional?

– Sí. El compromiso de regresar a la Luna generar un enorme entusiasmo en los jóvenes, que querrán estudiar ingeniería, matemáticas, tecnología, ciencias… Desearán participar en esta nueva era y hacer algo grande y único. Sí, veremos más cooperación internacional, no en el sentido de mandar a la Luna astro-nautas de diferentes países en la misma nave, eso no. A Marte probablemente sí, pero a la Luna no.

El Gobierno chino ha declarado que antes de 2020 uno de sus astronautas caminará sobre la superficie lunar. ¿Cree que es posible?

– Sí, aún tienen mucho tiempo para desarrollar un programa que lo permita. Pero creo que nosotros podríamos llegar antes, más rápido. Disponemos ya de un programa; tal vez China también, lo ignoramos, pero nuestro programa tiene que estar bien financiado.

¿En qué consiste el programa Constellation que ha diseñado la NASA?

– Nos gustaría pensar que podrá llevarse a cabo antes de 2020, aunque quizá no sea posible, depende del señor Obama. El programa plantea el envío de seis astronautas a la Luna para establecer allí una base. Con un nuevo vehículo lunar , el grupo podrá alejarse millas y millas de este centro de operaciones. Los planes son que permanezcan allí varios meses y, cuando vuelvan a casa, sean reemplazados por otra tripulación, de forma que la base sea permanente, como ya ocurre en la Estación Espacial Internacional.

La exploración de Marte está consumiendo muchos esfuerzos y recursos financieros. ¿Qué le parece?

– Es inevitable. Las nuevas generaciones nos conducirán allí. Tenemos que animarlos para que sean capaces de llevar a cabo todo lo que se propongan. La inquebrantable voluntad y valentía de los niños y niñas que están ahora en las escuelas –quizá sus hijos o mis nietos– nos llevarán donde el ser humano nunca ha estado antes, allí fuera, al espacio al que pertenecemos. Esa es la llave de nuestro futuro.

Según Gerald Griffin, antiguo director de vuelos de la NASA, tres condiciones tienen que existir para que Estados Unidos vuelva a la Luna: un liderazgo fuerte, recursos financieros y la existencia de una amenaza o al menos una competición entre naciones, como ocurría en los años sesenta ¿Cree que se dan estas tres circunstancias en estos momentos?

–Tenemos un nuevo administrador de la NASA, Charles Bolden, un hombre muy capaz, un líder sólido. La financiación depende del señor Obama, y de momento no parece muy prometedora. A pesar de lo que dijo en la campaña, el nuevo presidente está disminuyendo los fondos para la investigación espacial. Respecto al tercer punto, no creo que sea necesaria una amenaza o una competición. No creo que China o India sean una amenaza. Nosotros ya hemos estado allí, sabemos cómo llegar. Con el tiempo veremos a más de una nación con bases lunares.

Todavía hay gente escéptica que cree que la conquista de la Luna en 1969 fue un montaje. ¿Qué les diría?

¿Por qué todo el mundo me hace esa pregunta? En primer lugar, lo siento por ellos porque se pierden una de las mayores aventuras de la historia reciente de la humanidad. En segundo lugar, creo que la verdad no necesita defensa. Yo puedo decirles lo que sea porque no van a cambiar de opinión. Pero nadie puede borrar las huellas que dejé en la Luna, que estarán allí para siempre. Por último les diría: si no os lo creéis, volvamos y miremos: las pruebas están allí, sobre la Luna.

Fuente: Mundo Geo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: